viernes, 4 de enero de 2008

El mejor momento...

Minutos después, el mismo Waylon Doe, que estaba lanzado, escribió en mi opinión uno de los pasajes más conseguidos de Maldito John, si no el mejor. Un auténtico nudo en la trama que nos atrapó a todos definitivamente. Por cierto, no preguntadme cómo he conseguido la foto, pero aquí tenéis a la vecina de Maldito John, cazada cuando contemplaba a su vecino fumando en el porche...


Su última copa; al menos la de aquella noche, y quizás la de muchas otras noches. Un divorcio teniendo que atender la hipoteca de la casa, la pensión y el alquiler de algún pequeño apartamento no le iba a permitir seguir gastando 48 pavos en botellas de whisky. Por eso pensó en disfrutarla como nunca, a pequeños sorbos. Encendió un Lucky. A pesar de la música, escuchó como crepitaban bajo la llama del encendedor las primeras hebras secas del tabaco de su cigarrillo. Le recordó al primero. Sintió, como entonces, que era observado. Podría ser Mary Kate, pero la ventana del dormitorio daba a la espalda de la casa. Le dio al cigarrillo una profunda calada, giró un poco la cabeza y soltó el humo, denso, blanco, como un fantasma que al deshacerse le permitió ver a su vecina, la de la casa donde sonaba "Wonderful Tonight", mirándolo. Bebió de un solo trago el whisky que quedaba en el vaso, y lo dejó junto a la botella, en el segundo escalón del porche. Se levantó, y tras dar otra calada al cigarrillo lo tiró al suelo, pisándolo con la puntera de su zapato derecho, con ritmo, como en un lento paso de baile. Caminó hacia la casa de al lado, apenas distante unos 20 metros. A la mitad se detuvo, inclinó su cabeza hacia atrás. Mientras cerraba los ojos, una delgada lluvia comenzaba a caer, pudo refrescar su cara. La noche era fría. Subió el cuello de su cazadora, metió sus manos en los bolsillos y continuó caminando hasta llegar a la puerta de la casa de al lado. Golpeó suavemente con los nudillos....

2 comentarios:

cleverdyc dijo...

Quiero mais...

labrujatere dijo...

¡Qué bien! Maldito John está aquí, pensaba que había acabado en a tele, como la famosa Carolyn en Polstergeist.
Magnífico Carlos, es un auténtico placer que alguien nos recuerde que La Jaula y todo lo que pulula a su alrededor está vivo.
Un beso muy, muy fuerte.

Nota: difícil, difícil, que llegues a tener el pelo como Rita.