domingo, 15 de julio de 2007

Maldito John vuelve en sí.


Esto ya no había quien lo parara. A estas alturas, todos sabíamos que habíamos iniciado una historia que daría mucho de sí en las reuniones de La Jaula.

Aluajal se soltó, recreándose en el momento. Como siempre, con su banda sonora:



Se tomó la copa, pero no encontró ni rastro de libertad para decidir si se iba o se quedaba. Su voluntad se iba anulando poco a poco, y la responsable era esa voz que le susurraba palabras que jamás había escuchado antes. Intentó buscar en la penumbra una respuesta que le permitiera comprender la razón de aquella situación tan nueva para él, pero sus sentidos tocaban, oían, veían y paladeaban el placer en toda su dimensión, y su mente, como la cinta de un viejo Amstrad, se estaba borrando segundo a segundo. Ya no le importaba nada, sólo quería saber cuanto tiempo podría permanecer en aquella situación, tan agradable, y que inmediatamente después viniera la nada. Un segundo después, un grito y alguien aporreando la puerta, le volvió a una realidad que no comprendía. La "cinta", se puso a funcionar sin que nadie hubiera dado la orden, y poco a poco los recuerdos empezaron a sucederse como fotogramas, superponiéndose unos a otros sin razón aparente. Foto, gritos, golpes, foto, foto, gritos, golpes, foto, foto, foto..............se sorprendió a si mismo gritando.

-¡¡¡Ya va!!! -sus manos, como si estuvieran obedeciendo órdenes de un desconocido, hurgaron en su bragueta hasta recomponer la situación. Tiró de la cisterna, abrió la puerta, y el último fotograma le recordó el inmenso placer que sintió cuando tras entrar en los servicios del estadio, empezó a desbeber los dos litros de cerveza con los que había celebrado el haber ganado los 12.000 dólares de la apuesta que, en el último momento, se pagó 12 a 1. En la radio del coche sonaba Nirvana y el D.J. comentaba que Kurt Cobain hubiera cumplido ese día cuarenta años.

martes, 10 de julio de 2007

Capítulo 1 (Continuación)



HAL9000 escribió al poco rato: (mejor si se lee acompañado de la música)



Pero Lucy soñaba despierta. En sus sueños, yacía desnuda en una cama, cobijada sólo por una tenue lluvia de pétalos de rosa, y lo que oía no era sino la quebrada voz de Billy Holiday, cantando "Strange Fruit".

Percibía vívidamente cómo Maldito John la miraba con una mezcla de lujuria y culpa. Atormentado pero incapaz de gobernarse, se encaminó sin remedio a su amada Lucy, quien aparte de pétalos de rosa sólo cubría su piel con carmín de aquel que su amiga Lana Turner le había regalado para una ocasión especial... y unas gotas de Chanel nº 5, claro. Al llegar junto a la cama, ella le tendió una mano.

- Tómame
- No puedo -dijo él- hoy es el partido, y las apuestas están 12 a 1.

A lo que Waylon Doe continuó con un breve pero intenso comentario...

- Sólo una copa -dijo ella-, después eres libre de irte...si quieres.

viernes, 6 de julio de 2007

Capítulo 1








Cada uno seguía a lo suyo, y a la historieta de Waylon Doe, HAL9000 contestó:

¿Pero qué es eso de Baseball? ¿Y lo de homerun? A mí no me la das. Homerun era un poeta griego traidor, que se pasó a los Romanos. Sale en los tebeos de Astérix. Escribió la Odiseun, entre otras cosas, como la guerra de Troyun.

Su estirpe acabó en los Estates, y su descendiente más conocido es Homer Simpson

La respuesta de Waylon no se hizo esperar:

Homer, ese fue el que presentó a Lucy "homerun" carmín barato a Maldito John, que por cierto corre en la tercera y las apuestas están 7 a 1.

Cuando Homer conoció a Lucy, ella acababa de llegar de Buchanan, Independece (Iowa) y quería, como toda chica que se mira desnuda al espejo por segunda vez, ser actriz. Sin embargo allí estaba, en Springfield, detrás de la barra de Moe´s sirviendo Duffs heladas a los empleados de la central nuclear. En la jukebox sonaba "born to run" del Boss. Homer, para quién el carmín barato es delicia exquisita si lo combinas en el beso con el sabor del huevo en salmuera o las "Lays" clásicas, llegaba a Moe´s como todas las tardes, a eso de las 6 y media acompañado de su amigo Maldito John, que corre en la tercera y las apuestas ya van 10 a 1.

Fue inmediato, no podía ser de otro modo, los ojos de Maldito John se clavaron en los turgentes y rotundos senos de Lucy. Bruce sonaba y Lucy dejó entrever una lenguita sonrosada entre sus dientes y sus sensuales labios pintados de carmín barato.

A una cuantas manzanas de allí, acaba de empezar un partido de baseball...

lunes, 2 de julio de 2007

Paciencia, Rrock


No tardarán en aparecer los jirones de una vida atormentada pero apasionante.

Maldito John es un entrañable hijo de puta, ya verás. Como dice Carlos Goñi, es de ese tipo hombres que pierden por norma; es de ese tipo de hombres que suelen llorar.

Uno no siempre elige su destino, pero aún así, el destino de Maldito John es una perfecta sucesión de decisiones erróneas que sólo se empeñan en corregirse a sí mismas, hundiendo más y más a nuestro héroe/villano en un lodazal insoportable.

¿Qué no haría cualquiera en su situación por arreglarlo todo? Un atajo, una varita mágica, una pastilla... y que todo estuviera correcto.

Claro que en la vida real no existen los atajos. Al menos no para gente como Maldito John.