sábado, 22 de diciembre de 2007

Un salto hasta el presente

Ayer mismo me convencieron de que no podíamos dejar la historia de Maldito John así, sin más. Así que ahí va otra entrega, ésta firmada por el inimitable Waylon Doe.

En una elipsis sólo superada por aquel hueso lanzado al aire por un mono que se convertía en nave espacial en la película de mis amores, parece que Maldito John se acabó casando con aquella muchachita que en otros tiempos se hizo llamar Lucy "Homerun". Su verdadero nombre era Mary Kate. Un día, que parecía como otro cualquiera, iba a resultar muy diferente a los demás para Maldito John.

Música, maestro Clapton:

Al llegar a casa, Mary Kate, su mujer, le dijo con gesto de disjada (distante pero enojada):

- Llamó tu padre por no sé qué de una borrega, por lo visto tu hermano Henry se había desentendido del tema*. Ah, por cierto, quiero el divorcio.

Maldito John, en silencio, caminó vacilante hacia la cocina. Mary Kate se detuvo en el sexto peldaño de la escalera que conduce a los dormitorios, se volvió y le dijo:

- Por favor no hagas ruido, los niños duermen. Y si vas a fumar, hazlo en el porche.

Maldito John, ya en la cocina, abrió uno de los estantes y sacó de detrás de unas latas de alubias Heinz, una botella de Old Rip Van Winkle, a cuarenta y ocho pavos la botella. Del estante de al lado sacó un vaso pequeño. Salió de la casa por la puerta que da al jardín, y caminó rodeándola hasta llegar al porche. Se sentó en el segundo escalón, llenó el vaso y sin siquiera respirar se lo bebió de un golpe. Volvió a llenarlo. El sonido del whisky al caer dentro del vaso se confundió con la música que sonaba en la casa de al lado, Wonderful Tonight. Eric Clapton le acompañó con aquella última copa.

* En aquellos días corría por internet una historia de un Villamanriqueño que pedía a su hijo ayuda para rescatar a una borrega de una zanja, ya que el hermano de éste, Enrique, se había desentendido del tema.

1 comentario:

cleverdyc dijo...

Bien, bien, que no decaiga...
Lo de la borrega villamanriqueña le da un toque surrealista muy sutil... a ver si se pudiera subir el archivo, sería la caña.